1° Encuentro del Litoral entre Terapias Complementarias y Convencionales 

Un lugar inigualable para encontrarnos

"El camino hacia el complemento y el reconocimiento mutuo".

Gráfica 1
Gráfica 1
Gráfica 2
Gráfica 2
Gráfica 3
Gráfica 3

28 de Septiembre 2019      Vieja Usina de Paraná

Las terapias alternativas en salud cuentan actualmente con una extensa cantidad de opciones y una demanda creciente (nótese los resultados de encuesta de la Fundación Científica Litoral respecto al uso o no de este tipo de terapias en la gráfica 1), con situaciones valorables desde indicadores clásicos de calidad como lo son un alto grado de satisfacción de usuarios o una percepción (justificada o no) de eficiencia en resultados según la visión de estos mismos. 

Esta última afirmación puede inferirse de los resultados de la encuesta respecto a cómo llegan los pacientes a las terapias alternativas en donde se observa una abrumadora mayoría de referencias positivas de otros usuarios (gráfica 2).

Por otro lado el sistema formal de salud sólo considera terapias que puedan demostrar sus principios físicos, psicológicos, químicos o biológicos y acreditar sus resultados a través de métodos considerados dentro de los actuales paradigmas del conocimiento. Esto es lo que podemos denominar terapias convencionales, que lejos de estancarse ha evolucionado infinitamente aunque con una también creciente dependencia de la aparatología médica y la medicalización sin límites.

Ahora bien, sumar terapias de las conocidas como alternativas en concepto de complementarias o auxiliares y tratando de validarlas bajo las condiciones de las terapias convencionales es de absoluta inutilidad y ha fracasado en cada uno de sus intentos, así como también son lejanas las posibilidades de que las terapias alternativas acepten las lógicas de la medicina convencional contaminadas por el mercado y cada vez más complejizadas y especializadas.

Nos preguntamos entonces, pueden desdeñarse otras formas de curación o prevención en salud sólo por el hecho de no tener las herramientas para hacerlo? O pueden desperdiciarse elementos virtuosos que pone a nuestro alcance la tecnología?

Es obvio decir que si intentamos avanzar en los niveles de conocimiento en salud, tendríamos que ampliar fronteras y actualizar paradigmas para permitirnos entender bajo nuevas formas del saber o múltiples formas del saber.

También hay que reconocer nuevos fenómenos  populares relacionados a la demanda de salud, puesto que esta ha ido mutando y es probable que no sólo se exija "curación" sino que también se puede estar exigiendo "estados de bienestar". El concepto de equilibrio físico y emocional no puede ser resuelto desde el sistema de salud convencional pero es un activo importante de las terapias alternativas o complementarias. En la siguiente gráfica, producto de la encuesta de nuestra Fundación pueden verse las opciones elegidas con más frecuencias (gráfica 3).

Finalmente y sabiendo de las dificultades del sistema formal de salud para aceptar otros tipos de prácticas o disciplinas que no se encuadren en sus estándares o las dificultades del sistema alternativo para aceptar las mecánicas diagnósticas y curativas de las disciplinas convencionales, resta preguntarnos cuales son los lazos o vasos comunicantes entre estos sistemas para reconocerse mutuamente como necesarias y poder empezar a recorrer el camino de la integralidad.