Censo de Terapias Alternativas en Salud

Las terapias alternativas en salud cuentan actualmente con una extensa cantidad de opciones y una demanda creciente, sin embargo el sistema de salud no posee la capacidad de visualizarlas por cuestiones inherentes a inconsistencias propias y ajenas , a saber

  • El sistema formal de salud no puede medir, con sus métodos tradicionales, ni la eficiencia de los tratamientos alternativos en sí mismos y mucho menos identificar las acciones biológicas involucradas.
  • En su tendencia irreversible hospitalocéntrica y su modalidad médico.hegemónica, al sistema formal le es imposible imaginar terapias que no sean controladas desde el centro neurálgico del sistema. El paternalismo sanitario identificado en la frase "derecho a recibir la mejor atención disponible", fija responsabilidades que el actual sistema de salud no puede ignorar y que lo inhibe de incorporar otras opciones medicinales sino bajo el mote de "auxiliar" con tutelaje de la medicina tradicional (el concepto "complementario" podría ser una opción debatible)
  • En salud los negociados son innegables, pero esto afecta tanto a terapias tradicionales como alternativas. Claro que el sistema formal de salud cuenta con la oficialización de ellos y esto se transforma en una barrera subjetiva muy poderosa para poder sumar otras formas de tratamientos.

Pero más importante que las dificultades de coexistencia entre terapias convencionales y alternativas es el desconocimiento general sobre cuáles son estas terapias identificadas como alternativas, qué basamentos tienen, dónde se practican, por quiénes, qué tipo de dolencias atienden, qué cantidad de consultas evacúan y con qué tendencia.

En base a esto último que aquí se comenta nace la necesidad de involucrarnos en la identificación, conocimiento y difusión de estas prácticas para iniciar el debate sobre coexistencia con herramientas objetivas de análisis.

Proponemos un "Censo de Terapias Alternativas para la Provincia de Entre Ríos " realizadas desde la Fundación Científica Litoral, bajo modalidad de protocolo de investigación pero con aristas informales (de algún modo incompatibles con la investigación clásica) como las de censistas voluntarios sin fiscalización previa o la fiabilidad no comprobable de los datos recogidos en base a encuesta, o el mismísimo sesgo muestral devenido de una identificación de efectores poco ortodoxa.

Para iniciar este desafío es que abriremos en la web de la Fundación un registro de censistas voluntarios, elaboraremos la encuesta y pondremos a trabajar a todos los involucrados. Finalmente y al cabo de un tiempo prudencial (suponemos unos 6 meses) convocaremos a Jornadas de Difusión y Debate sobre Terapias Alternativas, sin por ello interrumpir el trabajo de encuestas sino que por el contrario tratar de incrementarlo y perfeccionarlo en forma participativa y colaborativa entre todos los actores imaginables.